El acomodo de una cantautora sobre el piano ha sido una figura más habitual en el extranjero que en Chile, donde Francisca Valenzuela irrumpió como una notoria novedad en el año 2006. La joven fortaleció rápidamente una agenda de presentaciones en vivo y logró ubicar al menos dos singles en radio (“Peces” y “Dulce”) antes siquiera de comenzar el trabajo en un álbum. Fue el prometedor inicio de una carrera precoz que supo afirmarse rápidamente en un cauce profesional, y que hoy destacada como una de las más activas en el panorama de pop chileno de exportación.Sus canciones se han guiado hasta ahora por melodías suaves pero de carácter, que ubican los versos como foco de fuerza e identidad, y que amplían la agenda temática habitual en las intérpretes femeninas locales.

Artistas confirmados